Dec 17

A raíz de la publicación del libro del Profesor José Luis Ferreira Economía y pseudociencia se ha iniciado un debate en Internet sobre el rango epistemológico de la economía. Como señalamos en un post anterior, Juan Ramón Rallo contestó a las afirmaciones de Ferreira reduciendo a la escuela austriaca a una pseudociencia, que, a su vez, han sido replicadas por el Profesor José Luis Ferreira en su blog en dos entradas. En la última de estas, he mantenido el siguiente diálogo con otro economista supuestamente versado en epistemología:

“Formalicemos el argumento de Ferreira
El grupo científico A que cuenta con los recursos y mecanismos de poder considera al grupo científico B no científico porque cuestiona el fundamento científico de la disciplina común.
Esto prueba que el grupo B no hace ciencia, pero que el grupo A sí hace ciencia.
Método científico en estado puro (de hecho Ferreira y Zamora tienen un paper defendiendo matemáticamente esta argumentación).
Vamos a discutir mucho en los próximos años. Les aconsejo guardar las formas y mejorar en modales, por cierto. El matonismo puede que en su área de conocimiento sea útil, pero no todas las facultades funcionan como los centros top de economía.
Atentamente,
Carles Sirera

McManus17 de diciembre de 2013 02:41

¿Cuándo te entrará en la cabeza que las dinámicas científicas NO SE REDUCEN a mero poder, AL PARECER UNA DE TUS VARIABLES FETICHE PARA EXPLICAR ESTAS COSAS? ¿Cuándo conseguirás comprender que en más de un caso, se cuestionan corrientes alternativas porque suman 2 + 2 = 5 en vez de 2 + 2 = 4?

¡¡Menos divagación patética!!

¡¡Y las formas importan un carajo, por cierto!! ¡LO QUE IMPORTA ES LO QUE SALGA DE LA CIENCIA EN SÍ! ¡CON INSULTOS O SIN ÉL!

Anónimo17 de diciembre de 2013 21:30

¿Lo que salga de la ciencia en sí?
Además de un mal educado matón, eres un metafísico de cuidado. De todas formas, es tu problema, porque tus simplismos sólo son reflejo de tu ignorancia y limitaciones. En este post sólo has insultado, chillado y apelado a tu propia autoridad. Sinceramente, hay porteros de discoteca con la cabeza más amueblada y mejor educación.”

Sinceramente, estimados colegas economistas, ¿no son capaces de darse cuenta de que están enfermos? Les vuelvo a citar los trabajos de Adam Grant al respecto, pero les cuento un detalle de mi biografía para ilustrar este punto. Desde 1999 he participado en clubs deportivos y otro tipo de asociaciones lúdicas universitarias. He hecho kendo, esgrima, bailes y voluntariado en asociaciones integradas por universitarios. Debo haber interactuado con más de 300 universitarios, tanto estudiantes como profesores. Ninguna de esas personas era un economista y lo sé porque preguntaba a todo el mundo por su área de conocimiento. Algunos pensarán que serían los desocupados estudiantes de humanidades quienes no tendían nada mejor que hacer y, por eso, emplearían su tiempo en la interacción social. Lamento comunicarles que no. De hecho, había una buena proporción de físicos, matemáticos y bioquímicos. Pero, además, en la asociación de Joves Investigadors a la que pertenezco, con unos 50 miembros predoc y postdoc, no hay un solo economista. De igual modo, aunque no conozco a todo el mundo de la FJI, me temo, que tampoco hay economistas allí. En NeG podrán escribir todo lo que quieran sobre lo importante de la I+D+i y de lo preocupado que están como economistas sobre esta problemática, pero, a la hora de la verdad, los economistas sólo se preocupan de su propio culo, porque es lo que aprenden en sus facultades.

Por lo tanto, señores, tienen un problema grave, porque sus centros académicos promueven el autismo, la sociopatía o la psicopatía. Pero no se preocupen, que, seguramente, quien está mal es el resto de la humanidad por no querer vivir en el mundo que ustedes han diseñado para nosotros.

3 comments so far

  1. 1 Campos
    5:21 am - 12-26-2013

    Haciendo de abogado del diablo, por lo menos Ferreria ha preferido salir escaldado a censurar, lo que no pasaría nunca en Fedea; de hecho yo he aprovechado además para explayarme en la segunda parte del post.

    Y dejando a un lado el desahogo (se le nota muy frustrado) que deja entrever las formas del mensaje.

    Carles Sirera: “sus centros académicos promueven el autismo, la sociopatía o la psicopatía.”

    El propio argumento de Mnacus me parece muy buen ejemplo de hecho.

    Mnacus: “¡Y las formas importan un carajo, por cierto!! ¡LO QUE IMPORTA ES LO QUE SALGA DE LA CIENCIA EN SÍ! ¡CON INSULTOS O SIN ÉL!”

    Me quedo con “Lo que importa es lo que salga de la ciencia en sí”

    ¿La importancia reside en que es ciencia y ésta por el simple hecho de serlo es importante? Ésto nos llevaría a un círculo vicioso donde el conocimiento es importante por el simple hecho de ser conocimiento*. ¿Por que son importantes las ciencias naturales, no lo son acaso, porque nos han hecho desarrollarnos y mejorar nuestras vidas?

    Ése creo que es el gran problema que tiene la economía. Basta mirar las protestas y el descontento social ¿son acaso por el nivel de producción? Y no es que me parezca malo producir con lo mínimo posible, el problema es cuando hacemos de ésto nuestra máxima prioridad ¿para qué queremos producir más con menos cuando éso significa bajar el bienestar y crear una subclase?

    Resulta que yo no oigo quejas sobre la producción, ésta no es ya un problema, los problemas de hoy son la miseria, desigualdad, el abuso de poder,… pero de ningún modo la eficiencia.

    ¿Hasta cuándo podrá seguir la economía ignorando las peticiones de la sociedad y seguir trabajando sobre ésta como si de una jaula de laboratorio se tratase? Lo paradójico de la economía es que mientras trata de estudiar la sociedad, ha decidido a la vez apartarse e ignorar los deseos de ésta por completo. Así que opino lo mismo, la economía se ha vuelto completamente autista.

    Edgar Morin: “la economía, que es la ciencia social matemáticamente más avanzada, es la ciencia social humanamente más retrasada, pues ha abstraído las condiciones sociales, históricas, políticas, psicológicas y ecológicas inseparables de las actividades económicas… Quizá la incompetencia económica haya pasado a ser el problema social más importante”.

  2. 2 SIRERA MIRALLES
    1:32 pm - 12-26-2013

    Hola Campos, si me preguntas sobre Ferreira te diré que, realmente, me parece una persona buena e inteligente atrapada en la construcción del positivismo lógico de los economistas para justificar su posición. Cree en lo que dice, pero no es capaz de rebatir las críticas a las falacias que sustentan su teoría. Por eso, opta por un humorismo condescendenciente y paternalista para defenderse. Es un mecanismo de defensa psicológico aprendido y que habrá usado contra sí mismo cuando le hayan surgido dudas sobre su trabajo. Además, pensará que, como no es un ultraindividualista, es mejor que esté dentro del mainstream económico que fuera, ya que su aportación será más positiva (aquí los criterios pragmáticos que usa para defender su tesis que, por cierto, son incompatibles con el positivismo lógico, pero no es capaz de darse cuenta). En cierta medida, me produce tristeza, porque debe vivir cada día mirándose al espejo y convenciéndose de que no es un fraude. En definitiva, recuerda a un seminarista que duda de Dios al que han mandado un debate teológico contra protestantes.
    Por cierto, MacManuss resulta que no es economista, es sociólogo (tiemblo ya de ver como el individualismo metodológico fuerte se expande). En Twitter le escribí a un amigo historiador de la ciencia especializado en Física para que leyese las cosas que escribía y se riese un poco. Presto apareció MacManuss amable y atento en TW para explicar que no era economista. Ante una figura de autoridad, sus modales mejoraron rápidamente. Sea como sea, la autoridad científica de los economistas es un problema socialmente muy grave y creo que voy a girar mi carrera académica hacia esta cuestión (estoy intentando reclutar a filósofos e historiadores de la ciencia en el proyecto, pero, me temo, el mainstream logra amedrentar a los posibles críticos). En cierta medida, es la batalla epistemológica que hubo entre los 70 y los 80 dentro del campo de la historia y, como somos honestos, nos pegamos un tiro en el pie y concluimos que no éramos una ciencia. No me veo a los economistas llegando a la misma conclusión…

  3. 3 Campos
    5:42 am - 12-26-2013

    Un error; la frustración es claramente de Mcmanus.

    Carles Sirera: “sus centros académicos promueven el autismo, la sociopatía o la psicopatía.”

    Y dejando a un lado el desahogo (se le nota muy frustrado) que deja entrever las formas del mensaje, el propio argumento de Mnacus me parece muy buen ejemplo de hecho.

    Mnacus: “¡Y las formas importan un carajo, por cierto!! ¡LO QUE IMPORTA ES LO QUE SALGA DE LA CIENCIA EN SÍ! ¡CON INSULTOS O SIN ÉL!”