Jan 22

En estos días, estamos asistiendo a la presentación del libro del Profesor de la LSE Luis Garicano sobre las reformas que España necesita. Se trata de la última tanda de lecciones de arbitristas indignados que aspiran a regenerar nuestra democracia. En este caso, además, se abre el debate sobre si esta postura crítica hacia nuestro sistema político es una estrategia de promoción personal, una indignación de última hora motivada, precisamente, por la negativa del actual gobierno a contar en su equipo con economistas como el mismo Garicano o el Professor Jesús Fernández-Villaverde. El tema, como es lógico, es de difícil resolución, porque para dilucidarlo es necesario explicar las motivaciones y razones de los protagonistas. Es decir, atribuirles intenciones con el propósito realizar un juicio de intenciones. Esto significa que nuestro trabajo no sería más que una especulación, una presentación de hechos ficcionada, ya que, como diría Skinner, puede que haga calor y que Pedro beba agua, pero jamás podremos saber si Pedro tenía sed y, aunque nos contestara, podría estar mintiéndonos e incluso podría estar engañado por un problema de percepción.

No obstante, los historiadores somos plenamente conscientes de estos límites y, por esa razón, sabemos que nuestro método no es científico, a pesar de que permite construir argumentaciones coherentes mediante la exposición de pruebas contrastadas y la reconstrucción de hechos cronológicos que, en cierto modo, pueden llegar a establecer conclusiones más allá de cualquier duda razonable, si bien jamás serán equivalentes a una verdad científica. Es nuestro trabajo, es el trabajo de la policía, del sistema judicial y también de los buenos periodistas. En definitiva, al tratar a los humanos no podemos dejar de abordar el problema que plantea su libertad para tomar decisiones y eso nos introduce en una incertidumbre que nos impide elevar la suma de casos particulares a ley de validez universal. Por el contrario, los economistas solventan esta problemática apelando a la condición egoísta del ser humano que ha demostrado científicamente la biología y aplicando la maximización de la utilidad marginal como un imperativo biológico que desmonta la misma idea de libertad. Todo esto es mucho más científico y riguroso y a nadie le parece absurdo que el libre mercado sea defendido por unos economistas que niegan la libertad, si bien este problema se arrastra desde las ecuaciones de Walras.

Sirva esta introducción para enmarcar el ejercicio de análisis histórico que haremos en esta entrada, porque intentaremos determinar si el Professor Jesús Fernández-Villaverde tomó una actitud de confrontación intelectual hacia el actual gobierno por un proceso de maduración ideológica personal, como sostienen los miembros de FEDEA, o si en vez de tener un comportamiento cívico, su contribución académica estuvo guiada por el afán de agradar a las próximos líderes y, una vez vio que era marginado de los centros de decisión, optó por una oposición declarada. En esta sentido, se debe remarcar que el Professor Jesús Fernández-Villaverde explicó en sendas entradas en NeG del 6 y del 9 de junio de 2012 (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=22495, http://www.fedeablogs.net/economia/?p=22568) que jamás se ha movido por una ambición personal y ha insistido en que su participación en los debates públicos ha estado inspirada por un afán de espíritu cívico o patriótico, ni tan siquiera vanidad. Estas explicaciones las dio como consecuencia de las críticas que desde los medios de comunicación afines al PP se formulaban contra Luis Garicano, el mismo Professor Jesús Fernández-Villaverde y Tono Santos por su artículo No queremos volver a la España de los 50 publicado el 1 de junio de 2012 (http://elpais.com/elpais/2012/05/31/opinion/1338475092_453958.html). Artículo que tenía, parece ser, como principal destinatarios a los gemelos Álvaro y Alberto Nadal quienes, como asesores en temas económicos de Rajoy, proponían como estrategia de negociación ante Alemania amenazar con la salida del Euro de España.

Este enfrentamiento con Álvaro Nadal ha sido una de las constantes en las denuncias del Professor Jesús Fernández-Villaverde, a quién le atribuía la autoría de la tesis doctoral de Rodrigo Rato en unos comentarios a una entrada de Gerard Llobet del 13 de octubre de 2013 (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=32704#comment-47126). En aquella ocasión, hacía unas acusaciones muy fuertes sobre el amaño que se hizo de ese Tribunal de Tesis Doctoral sin aportar pruebas e insinuaba que a Benigno Valdés, más allá de haber sido profesor de Alvaro Nadal en ICADE, solo se le conoce por lo que yo creo que el ejemplo perfecto de desastre académico nacional que fue el IMDEA de ciencias sociales. En aquellas participaciones pedía más dureza y menos amabilidad en las críticas al gobierno, que no merecía tantas consideraciones o cortesías como la presunción de inocencia. De hecho, se podía acusar y difamar sin pruebas. Actitud que contrasta con la del Profesor Jesús Alfaro que, el 30 de octubre de 2013, publicó una carta abierta a Álvaro Nadal desde El Confidencial (http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2013-09-30/carta-a-alvaro-nadal-con-copia-a-beatriz-de-guindos_34404/)

Esta rudeza se expresó también en su entrada en NeG del 28 de octubre de 2013 Controles y Contrapesos (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=33053) relacionada con el nombramiento de la sobrina de Luis de Guindos como consejera de la CNMC. Allí afirmaba que Mi posicion hubiera sido la misma si el nombrado hubiera sido Luis Garicano y el ministro su tio. Es mas, precisamente por conocer a Luis muy bien y su trayectoria profesional, ser amigo mio, y ser del mismo “gremio” que el, mis criticas hubieran sido mucho mas duras. Pues a los del propio “gremio” hay que juzgarles con un standard mas alto mas que a los de otro (y Luis, el pobre, es testigo que cumplo con ello). Pero bueno, obviamente, no nos vamos a poner de acuerdo. Es decir, nos encontramos ante la imparcialidad, la objetividad y el rigor en persona. Cualidades inmutables del carácter del Professor Jesús Fernández-Villaverde, que lo han acompañado a lo largo de su ejercicio profesional y conforman su esencia como académico. Una esencia un poco matonesca y chulesca que le permite acusar sin aportar pruebas y que a un académico como el que esto escribe, acostumbrado a participar en las manifestaciones populares, le parecen agresivas y, en ocasiones, impropias. Por lo tanto, nos encontramos ante una autoridad científica independiente e implacable con el poder.

Sin embargo, en junio de 2011, antes de que el PP ganase las elecciones, el tono del Professor Jesús Fernández-Villaverde era muy distinto. El 16 de junio de 2011 escribía junto a Luis Garicano la entrada Indignados con los Indignados: Cuidado con la peronización de España (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=12451) para criticar los movimientos populares que exigían una regeneración democrática y hacer una defensa del actual sistema de partidos y, especialmente, del PP. Y, ante las críticas hacia su complaciente visión del establishment, escribía:

La inmensa mayoria de los ministros y altos cargos de la democracia se han vuelto a su casa con lo que tenian. La mayoria era gente muy preparada que habrian ganado mucho mas dinero en el sector privado. Cuando la gente se rasga las vestiduras por el sueldo de Rajoy, por ejemplo, hay que recordales que es registrador de la propiedad. Viviria mucho mejor y mas tranquilo en la vida privada. A uno le podra caer bien o mal pero no se le puede acusar de estar en esto por el dinero.

Y, no España no esta en estos problemas por una conspiracion de los poderes economicos. Somos nosotros los que nos hemos gastado un dinero que no teniamos. Ahora tenemos que pedirlo prestado. Y encima queremos poner exigencias a quienes nos los prestan? 

Pregunta:
“¿Qué clase de democrac
ia podemos entender bajo estas premisas? Usted me lo dirá.”

Pues una democracia como las que existen en la realidad y no en los cuentos de hadas. Segun el indice de democracias del Economist Intelligence Unit (empresa a la que, por cierto, los españoles no le caemos nada bien), somos el pais 18 en nivel de democracia del mundo, al nivel del Reino Unido o de Estados Unidos. Hay campos de mejora? Si, claro, muchos. Va a suponer eso un cambio radical? No. Y lo he dicho mil veces y lo dire mas: las listas abiertas o lo de romper la disciplina de voto son mitos para los que no existe NINGUNA, NINGUNA, NINGUNA, evidencia empirica de que ayuden y si MUCHA, MUCHA, MUCHA evidencia empirica de que tienen efectos negativos. Suenan fenomenal pero son una nube de humo.

Pero, ante el argumento de un comentarista que le recordaba que yo tengo 30 años y no me he gastado el dinero que no tenía, el Professor Jesús Fernández-Villaverde contestaba: Votaste en las elecciones del 2004 o 2008 a un partido que pedia una politica fiscal mas rigurosa y una consolidacion de la deuda publica mas agresiva? Pues si no lo hiciste, sí, te has gastado un dinero que no tenias. Vale la pena detenerse en esta falacia por:

1) El dinero público lo gastan las administraciones públicas independientemente de quién vote a los políticos. Yo jamás he votado al PP de Valencia y ellos han derrochado mi dinero y el de mis conciudadanos.

2) El Gobierno de ZP de 2004 a 2008 tuvo déficit 0 y redujo el nivel de endeudamiento público. El problema fue la política monetaria, que dependía del BCE, es decir, Alemania.

3) En 2008 el FMI y la UE apostaban por medidas keynesianas. Nadie defendía la consolidación fiscal.

4) El PP votó en contra de la consolidación fiscal de mayo de 2010. Fue el PSOE el primero en hacer una política fiscal más rigurosa que no estaba en su programa. Si algo no ha faltado en todo esto, ha sido consolidación fiscal.

5) En 2011 ya era evidente que el mejor ejemplo de despilfarro, populismo y corrupción era la Generalitat Valencia gobernada por el PP desde 1995.

Por lo tanto, los argumentos de JFV son del todo incomprensibles. Son ilógicos e incoherentes y sólo podrían explicarse en el caso de que se tratase de una persona completamente desinformada y con un nulo conocimiento de la realidad española. En ese caso, nos encontraríamos ante un ignorante arrogante que debería callar. Otra opción poco plausible sería que JFV es idiota. Finalmente, la única respuesta que podría tener sentido es que JFV pretendía agradar al PP y argumentó según los intereses partidistas del PP y, en consecuencia, sus argumentos, por interesados y sesgados, planteaban estas contradicciones y falsedades impropias del rigor académico, pero tan habituales en los contertulios. ¿Podría ser esto una exageración motivada por mi animadversión personal hacia JFV? No, porque esa animadversión me mueve a escribir esta entrada, pero no movió a JFV a escribir también estos comentarios tan elogiosos sobre nuestros prohombres: 

Monedero

“Cuando se habla de bondad de los políticos yo siempre planteo a mi interlocutor que recuerde de sus compañeros de bachillerato quienes se dedican a la política y piense si se encontraban entre los mejores y más brillantes de la clase.”

Pues te cuento: entre mis amigos de la juventud, el que esta en politica fue el mas brillante de su promocion en la carrera y numero 1 de una de las oposiciones mas dificiles que existen. Si en vez de politica, estuviese en el mundo privado calculo que ganaria al menos 3 veces mas y veria a su familia mucho mas. Por cada Pajin existe un Leopoldo Calvo Sotelo, un Jose Manuel Campa, un Jose Maria Maravalla, un Miguel Boyer o muchos y muchos otros.

Monedero

Bueno, como te respondo a tu argumento veo que cambias de tema. Da igual. El que sacas tampoco tiene mucho secreto y es otra falacia. Si hubieses puesto mas atencion sabrias que la ciencia economica no postula la maximizacion del ingreso individual sino la maximizacion de las preferencias personales. Uno puede, y es comun ademas, tener entre sus preferencias, el servicio publico y el patriotismo y decidir renunciar a sueldo por ello. No tengo ni la mas minima duda que esa es la razon por la que mi amigo dijo que no a muy suculentas ofertas del sector privado. Yo mismo, en vez de escribir en este blog, por lo que no cobro ni un duro, para ayudar a la politica economica en España, podia estar en Wall Street ganando un paston haciendo consulting.

Mi futuro en Penn esta bien asegurado, no te preocupes: soy catedratico asi que aunque si me diese por leer a gente rara no pasaria nada. Y sobre Galbraith no te preocupes tampoco: ya lo lei (y en ingles, no en traducciones horribles al español como mas de uno) hace muchos años. Aunque me sorprende esa sugerencia tuya de lecturas. Si uno es radical, Sam Bowless o John Roemer son un orden de magnitud mas inteligentes y profundos, pero, claro, hay que hacer esfuerzos en leerlos.

Monedero

El post de Luis se queja, con razon, del deterioro de la calidad de nuestros ministros en las dos ultimas legislaturas. Eso no impide que pueda afirmar que, de media, nuestros ministros y nuestros politicos nacionales desde la transicion han sido mas que aceptables. Incluso ahora mismo, cuando uno se va al nivel de Secretarios de Estado y directores generales, tenemos gente supercompetente. Cuando gane el PP, los abogados del estado coparan todos los ministerios. Eso podra ser bueno o malo (yo tengo mis dudas) pero lo que no se podra negar es que la mayoria podrian hacer otras muchas otras cosas.

Es ilustrativo comparar esta presunción de eficiencia y competencia en nuestros servidores públicos, pese las dudas que le plantean los abogados del Estado, con su entrada del 7 de julio de 2013 El Sistema Educativo en España: Una Visión Distinta (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=31824) u otras del 20 y del 27 de julio de 2012 (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=23806, http://www.fedeablogs.net/economia/?p=24024), porque es curioso ver cómo del tono de extremada amabilidad y consideración hacia nuestro Secretarios de Estado y políticos varios, se pasa al insulto y la recriminación perpetua. Esto no significa que ese cambio se deba al hecho de que a JFV no le dieron el premio que fue para Juan Ramón Rallo o que no lo hicieran superministro, pero es difícil comprender cómo se pasa de tanta exquisitez a tanta indignación. Alguien podría pensar que la pésima gestión del PP hizo que las esperanzas puestas en ellos por JFV se truncaran y, de esa decepción personal, surgió el rotundo malestar de sus textos. El problema es que, en ese caso, sólo podríamos entender esa transformación si JFV jamás hubiese tenido la oportunidad de conocer a los miembros del PP de cerca, de interactuar con ellos y empatizar hasta el punto de determinar cuál es su grado de decencia, honestidad y entrega. Parece difícil imaginar que esos contactos no se hayan producido, porque hemos visto como, en junio de 2011, JFV ponía de relieve esa proximidad y era extraordinariamente exquisito y atento con la sensibilidad del PP. Es más, el Professor Jesús Fernández-Villaverde participó como experto en el Campus FAES de 2010 como se puede apreciar en la página publicada aquí de la memoria de actividades de FAES:

 Páginas desdeMEMORIA_2010_reducida 59

En consecuencia, parece imposible no preguntarse si a JFV no le supuso una contrariedad que Rajoy se opusiera en mayo de 2010 al ajuste fiscal que él defendía. ¿No le despertaron dudas de carácter moral ese electoralismo, ese populismo y esa irresponsabilidad? ¿No dudaba de la competencia y fiabilidad de una institución como FAES que defendía la autoría de ETA en los atentados del 11-M? ¿En 2010 y en 2011 los problemas de la falta de independencia, de transparencia y de rendimiento de cuentas no le preocupaban? ¿Esas cuestiones no hacían que se distanciase de los partidos políticos? ¿Un académico en el campus de FAES podía ser un científico neutral? ¿No había un problema con el tutelaje de los partidos políticos sobre las instituciones, sobre los expertos y su falta de independencia? ¿Qué ocurría con esas cuestiones en aquellos años en el que el PP iba a ganar y era una prometedora esperanza de reparto?

Desde una óptica utilitarista, el comportamiento de JFV tiene mucho sentido: hacer la pelota al PP cuando son el caballo ganador y descolgarte cuando todo es un desastre, porque no te cayó nada que te comprometiese con ellos. De hecho, con este oportunismo, muchos hacen carrera académica, trepan en sus empresas y, después de todo, los economistas se empeñan en convencernos de que eso es racional y no hay nada mejor que ser un chaquetero, un arribista y un ventajista (¡tonto el último!). Señor JFV, ¿cómo podemos creer que está movido por la defensa del bien público si su doctrina niega la misma existencia de ese bien público? Por favor, déjese de monsergas. Es un trepilla que juega sus cartas y ahora nos deleita con la pose indignada que está de moda, como tantos otros. En breve, les veremos de magenta, el color del establishment indignado con el establishment que escriben libros de denuncia contra el establishment para enseñarnos a los que no somos establishment cómo debemos ser y qué debemos hacer, porque la democracia es populismo siempre que no esté dirigida por el establishment que me paga para estar indignado con la injusticia del mundo o la corrupción del establishment si paga menos.

Todo esto es reprobable por su machacona insistencia en elevarse al rango de tecnócratas repletos de virtudes cívicas que, al final, termina hastiando a la plebe que vamos a las manifestaciones y sí colaboramos en plataformas de la sociedad civil independientes de los partidos. Estamos cansados de sus lecciones, de su paternalismo y de su infinita hipocresía. Pero, además, su autointitulada superioridad científico académica me parece ofensiva cuando leo esta entrevista (http://www.expansion.com/2010/10/14/economia/1287009089.html)  que le hicieron en Expansión en octubre de 2010, cuando todavía era un empollón respetuoso y pelota con la autoridad que afirmaba:  

¿Debe preocuparse España por las advertencias del FMI?
No, por ahora no lo creo. Las pruebas de estrés a los bancos demostraron la solidez del sistema financiero español, y los índices d
e recaudación durante el verano indican una recuperación moderada. No obstante, los problemas de Portugal e Irlanda pueden salpicarnos, lo cual sería injusto porque España ha hecho los deberes a los que estaba obligada y porque nuestra situación a largo plazo es mucho mejor.

Sé que le gusta mucho despreciar al economista José Carlos Díez, pero, si algún día tiene la oportunidad de conversar con él, le ruego que le pregunte por lo que le escribía un tal Carles Sirera en su blog allá por el 2010 y, especialmente, por unos comentarios sobre el Banco de España, la Generalitat Valenciana y la CAM que no se publicaron. En 2010, no todos decíamos estupideces, pero es cansina la arrogancia de quienes decían estupideces. Todavía se me escapa cómo pudo llamar a Nicholas Nassim Taleb cretino.

5 comments so far

  1. 1 campos
    11:10 am - 1-22-2014

    Lástima que salga, pero hablan de que es (Garicano) un posible ministro para Rajoy: http://goo.gl/9j87MQ

    Y en una entrevista (http://goo.gl/mUjFr1). Garicano: “Mis tres primeras medidas si fuera el próximo ministro de Economía…”

    De todas formas sus chanchullos también están en el ámbito académico: http://nomejodasquemeincomodas.wordpress.com/2012/04/14/economistas-entre-los-reformadores-universitarios-reunion-de-colegas/

  2. 2 Shine
    7:30 pm - 1-22-2014

    Los economistas suelen ser excelentes forenses, explica relativamente bien hechos pasados. Pero cuando un economista te empieza a contar lo que debes hacer en el futuro, entonces deja de ser economista para convertirse en político.

    Uno no cree en Dios, pero tiene fe. La tiene en que JFV no tiene más intención más allá de creerse influyente. Lo que no detecta es que otro tonto útil de los cuadros del lobbismo de las grandes empresas financieras. Ellos se piensan que están en FEDEA porque son listos, sus patronos piensan que debe estar ahí porque dirá más o menos lo que quieren escuchar.

    Otra cosa es nuestro querido Garicano. Que no hace política pero fue el mismo que le recomendó “mercado y contrato único a los indignaos” http://www.elconfidencial.com/tribuna/2011/consejos-economista-indignados-contrato-unico-viviendas-20110519-7418.html . No le interesan los cargos, por eso es consejero de Liberbank: https://www.liberbank.es/es/web/guest/luis-garicano-gabilondo . Por supuesto no lo dudó cuando le llamaron para reformar la Universidad, como sabemos. O no le tembló el pulso de apadrinar a César Molinas a luchar contra las “élites extractivas”: http://hayderecho.com/2013/05/28/presentacion-hoy-en-el-circulo-de-bellas-artes-del-manifiesto-de-los-100-por-la-reforma-de-los-partidos-politicos/ Lo más divertido es que, con toda seguridad, César Molinas es el mejor ejemplo de “élite extractiva” que podemos tener en España, siempre bajo los mismos criterios. Que su “reforma de los partidos políticos” no reformara nada, era colateral.

    En FEDEA nada se hace por la pasta o por el cargo, pero casi todo se hace ante o tras un cheque de los amigos de la “Marca España”. Conde-Ruíz es ese señor que habitaba La Moncloa cuando la crisis era algo opinable, mientras que Pablo Vázquez recuperó su carguito cuando el PP volvió al Gobierno.

    No olviden amigos que correlación no significa causalidad, aunque la “ciencia” de todos estos se basa en una serie de correlaciones que expresan posibles. Y han construído bastante teorías con menos correlaciones que aquellas las cuales apuntan a que tienen la cara bastante dura.

  3. 3 SIRERA MIRALLES
    3:57 pm - 1-23-2014

    El tema que se hace irritante es su obsesión con vestirse con la bata blanca del científico. A título personal, me molesta esa auto apelación a su condición de académicos independientes, porque, como académico independiente, sé que si eres independiente tienes un gran número de probabilidades de terminar siendo un cadáver académico, ya que el nivel de competencia es tan alto que sin padrinos y redes de apoyo es imposible sobrevivir. Cuando hacía mi doctorado, un profesor de la facultad de económicas de la UV, persona honesta y competente del PSOE, me propuso participar en un grupo de investigación sobre urbanismo. Me negué porque entendí que sería imposible que eso no fuese un apadrinamiento y no quería estar vinculado al PSOE. Aunque no fuese del PSOE, sería próximo y tendría esa señalización que, para muchas personas, sería positiva y me ayudaría en mi carrera. Pero no quería esa ayuda, esa dependencia y deber favores y sabía que, por mucho que intentase hacer un trabajo honesto e independiente, sería imposible desvincularme de lo que implicaba. Además, desde un punto de vista académico, me generaba dudas: tenía una FPU para hacer mi tesis y mi prioridad debía ser mi tesis. Para investigar no es necesario crear clubs de amigos y esos clubs sirven para captar recursos y establecer redes de intercambios de favores y no quería que esa fuese mi forma de trabajar, porque en ese contexto uno termina en el trepismo y el oportunismo y, con ese código ético, es imposible hacer un trabajo intelectual honesto.
    La gracia del chiste es que quien sí se apunto a ese grupo fue Jorge Galindo de Politikon, que terminó apadrinado por dicho profesor (él es el responsable de la criatura) y no tiene problemas en lograr puestos académicos, aunque de su tesis doctoral o de artículos académicos no se sabía nada hace unos meses. Es más, el tema de los blogs pseudoacadémicos es tan grotesco que Jorge Galindo me trataba con paternalismo y condescendencia desde Politikon, cuando casi fui su profesor en la licenciatura de Sociología. Él, como tantos otros, no tendrán problemas en desarrollar una carrera académica por estar inscritos en esas redes de reconocimiento y apoyo. Los que estamos fuera, por el contrario, no logramos que los comités de selección se lean nuestros CV aunque tengamos artículos internacionales. No es su culpa, hay más de 100 candidatos por plaza y sin una señalización positiva (“éste es de los nuestros; es de confianza, hoy por mí y mañana por ti”) es imposible destacar sobre el resto, porque el nivel medio es alto y, si bien se puede decidir razonadamente qué es malo, determinar qué es la excelencia siempre es arbitrario y condicionado. Pero nada, que encima nos deben dar lecciones de honestidad y de ética los cínicos que arrojarían a sus padres de un sexto piso para lograr una tenure.

  4. 4 campos
    10:34 pm - 1-22-2014

    “Pero cuando un economista te empieza a contar lo que debes hacer en el futuro, entonces deja de ser economista para convertirse en político.”

    Éso me recuerda a cuando Garicano la cagó con Irlanda por ir de listo: http://nomejodasquemeincomodas.wordpress.com/2010/11/22/no-se-admiten-devoluciones/

    O cuando Juan Dolado de la carlos III y de Fedea también dijo (¡en 2008!) que hablar de crisis era de conspiranoicos, poniéndolo al nivel de los que relacionan eta con el 11M y con cosas tan graciosas como éstas:

    “Curiosamente, una gran parte de los jinetes del apocalipsis que abundan en las tertulias radiofónicas y en las páginas de la prensa autodenominada liberal la conforman profesores de estas universidades o proceden de departamentos de otras instituciones públicas con escasísima reputación… Los artículos estaban llenos de calumnias e insultos, amén de razonamientos económicos muy deficientes, inadecuados totalmente al estilo del diario en que aparecían. ”

    http://blogs.publico.es/dominiopublico/525/de-la-kangoo-y-las-mochilas-del-11-m-a-la-catastrofe-economica/

  5. 5 Garicano on fine...
    12:43 pm - 1-25-2014