Dec 17

El mundo es un lugar pequeño y, al final, todo está conectado y todos nos conocemos. Sin embargo, eso no significa que se discuta de todo o se critique todo. Las agendas de los temas de interés responden a complejos procesos que, en muchos casos, tienen sesgos e intenciones obvias que prueban que la opinión pública no es ese espacio ideal de debate regido por la Sprachetik de Habermas. Hay desniveles, barreras de entrada y personas intocables ajenas a cualquier escrutinio público. Asimismo, como he argumentado largamente en este blog, la academia sufre de los mismos males.

Un ejemplo paradigmático en este sentido es el caso Errejón. La prensa ha dedicado una extensa cobertura al desempeño irregular de sus obligaciones como investigador postdoctoral en la Universidad de Málaga y la prensa tenía razón. Se trata de un caso de deshonestidad intelectual, porque Errejón aceptó un dinero por unas tareas que no desempeñó. Se mire por dónde se mire está mal y tal actitud merece ser censurada. El problema, empero, es que para arrojar la primera piedra es conveniente estar libre de pecado y el Errejóngate ha desvelado todas las asimetrías e injusticias que nuestras universidades sufren por su vinculación a los partidos políticos. Al respecto, tuve un debate por Twitter con el Profesor Pau Mari-Klose, formado en el CEACS de la Juan March, quien acusó a Errejón de ser un fraude. Ante tanta exigencia, no pude dejar de señalar que el CEACS de la Juan March es un colegio invisible cuyos miembros se ayudan porque haber pasado por la Juan March es prueba incuestionable de excelencia, ergo merecen todo y más. Como es lógico, se me acusó de paranoico y ver fantasmas, ya que los académicos de la Juan March son virtuosos y excelentes y, por esa misma razón, siempre les va muy bien en sus carreras académicas con total independencia de sus vinculaciones directas con el PSOE (cerebritos de la izquierda) reconocidas con orgullo por ellos mismos.

Todo esto es realmente cómico porque en mayo de 2014 vózpopuli denunció unas contrataciones irregulares en el departamento de Ciencias Sociales de la UC3M que había beneficiado a investigadores vinculado al CEACS de la Juan March. Es decir, mientras sacaban los colores a Errejón ya era público que había un caso controvertido sobre cinco contrataciones en la UC3M que afectaban a los March boys, pero eso no debe ser óbice para cargar contra el populismo en pro de la sana democracia dirigida por virtuosas elites.

Ahora bien, qué pasó en la UC3M. Por la noticia sabemos que se hicieron cinco contratos como profesor visitante a cinco investigadores vinculados a la Juan March por seis años y que, curiosamente, de 95 candidatos, salieron escogidos cinco personas que se conocían y conocían a Ignacio Sánchez Cuenca, director del CEACS de la Juan March y miembro del departamento de CCSS de la UC3M. Es evidente que esta información surgió de alguien del departamento disconforme con el proceso de selección por haber considerado que primó el amiguismo y por eso filtró la noticia a la prensa. Esto, sin embargo, no significa que el proceso fuera irregular, aunque sí lo fue. En primer lugar, la LOMLOU 4/2007 en su artículo 54 fija:

La contratación de Profesoras y Profesores Visitantes se ajustará a las siguientes reglas:

a) El contrato se podrá celebrar con profesores o investigadores de reconocido prestigio de otras universidades y centros de investigación, tanto españoles como extranjeros.

b) La finalidad del contrato será la de desarrollar tareas docentes o investigadoras a través de las que se aporten los conocimientos y la experiencia docente e investigadora de los indicados profesores a la universidad.

c) El contrato será de carácter temporal con la duración que se acuerde entre las partes y dedicación a tiempo parcial o completo.

Esto significa que sólo se puede contratar como profesor visitante a un investigador adscrito a otro centro académico de forma temporal y que después volverá a su centro originario. Por el contrario, la UC3M está usando la figura del “profesor visitante” para sustituir la convocatoria de plazas de Profesor Ayudante Doctor, que son las que debería convocar. Esto es un fraude de ley y la perversión de una figura laboral. Es una práctica que está mal, aunque muy extendida en la UC3M. Ellos se justifican diciendo que una plaza PAD obliga a los candidatos a estar acreditados por la ANECA y si ellos quieren atraer a investigadores internacionales no pueden con este tipo de contratos. En este caso, este argumento falla, porque se atrajo a investigadores nacionales, pero, además, la ley no admite cláusulas de excepcionalidad y excusas. Especialmente, porque este problema sería perfectamente evitable mediante un contrato de profesor visitante de un año y si el candidato está conforme en continuar en la UC3M podría acreditarse por la ANECA (en serio, este trámite burocrático no es tan horrible y se hace en unas pocas horas on line). No hay tanta dificultad como se pretende.

Por otra parte, la contratación vía profesor visitante introduce una inseguridad jurídica en el proceso, porque al no tratarse de un concurso público la universidad no debe cumplir la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (Ley 30/1992 de 26 de noviembre). Esto es fundamental, porque esta ley y sus artículos son la única garantía que tenemos los desapadrinados cuando nos enfrentamos a las cacicadas universitarias. El que esto escribe sabe que dentro de dos años ganará dos juicios gracias a esta ley, porque la universidad incumplió en dos convocatorias para plazas PAD su artículo 28, razón para solicitar la nulidad de pleno derecho de la convocatoria. Es más, si esta contratación se hubiese hecho como plazas PAD y alguno de los 90 candidatos que fue rechazado pudiese demostrar que en la comisión de selección hubo miembros del CEACS del Juan March y que han sido elegidos miembros del CEACS del Juan March podría tumbar dicha convocatoria porque en el proceso de selección hubo un evidente conflicto de intereses. Sin embargo, al tratarse de contrataciones como profesor visitante, los otros 90 candidatos se encuentran completamente indefensos ante este proceder incorrecto legal y moralmente.

Por lo tanto, es muy difícil no ver lo ocurrido en la UC3M como una cacicada hecha con el propósito de beneficiar a unos determinados candidatos desde el inicio. Una cacicada que demuestra que esa tan defendida libertad y discrecionalidad en los procesos de selección universitaria como el remedio a todos los males, sólo nos traería más cacicadas y más injusticias. A título personal, no tengo dudas que los otros 90 candidatos no tuvieron ninguna posibilidad, porque ni se leyeron sus CVs. He estado siempre desapadrinado en todo proceso de selección y ya sé que es ser uno de esos 90. Da igual qué hayas hecho, eso no importa. Importa tu amistad con los miembros del comité de selección. Pero no se preocupe, ellos son amigos, porque ellos son amigos de los mejores. Por esa razón, son los mismos que escriben día sí y día también en blogs y medios de comunicación para decirnos que debemos ser gobernados por unas elites eficientes y competentes y que ellos son la prueba viviente de la excelencia, que son los mejores y que ellos deben ser esas elites que nos gobiernen. No debe extrañar que les vaya tan bién cuando el resto de áreas de conocimiento pierden plazas y se hunden cuando toda su ciencia se dirige a alertarnos de los peligros de Podemos y el populismo. En serio, si eres un tecnócrata contrario a la democracia, en la academia suele irte muy bien.

2 comments so far

  1. 1 Shine
    7:28 pm - 12-18-2014

    La Charles Palo Palo Palo mola, es la única universidad que despidió a más de 300 personas porque no hay dinero, pero luego utiliza estas argucias para contratar a quien le apetece. Por no contar que para algún servicio de PAS, como no pueden sacar plazas a dedo del capítulo I, los contratan como falsos autónomos con el dinero del capítulo II. Como además esas personas ganan más de lo que les limita la Ley de Contratos, se crean empresas falsas para seguir facturando. Mientras tanto no saben si van a renovar a las riadas de interinos a las que renuevan cada 6 meses porque dinero no hay. No pregunten porque el rector, el gerente y la jefa de RRHH que amañó un supuesto concurso para sacarse a una empleada no se darán por aludidos. ¿Y los sindicatos? Bien, gracias.

    Estos son los tecnócratas que salvarán España gracias a la transparencia, la excelencia y la rendición de cuentas.

  2. 2 Jordi Llanos
    5:06 pm - 12-27-2014

    No puede explicarse de una forma más precisa lo que es la endogamia, incluso seguro que no es difícil encontrar casos de nepotismo, que plaga la universidad, pero que no es más que una pieza más en el vasto engranaje de un sistema que agoniza, pero que por desgracia aún tiene que pegar muchas cornadas.

    Respecto al tema Errejón parece un caso de libro de esa endogamia, pero el acoso parece el reflejo que no solo hay movimiento en aguas someras, sino que las aguas profundas andan agitadas, todo el mundo se apunta al tiro al pichón con un desespero digno de mejor encomio.

    Saludos