Sep 15

Fa uns dies, una jove periodista em feu una entrevista per parlar de la identitat valenciana i la seva evolució històrica, tema que, com saben els meus antics companys de la carrera, em produeix un gran avorriment i mai no he volgut que centrara el meu treball. Tanmateix, davant la insistència del jovent, vaig cedir i participar amb el meu soliloqui si bé, arribat el punt desgotament de tornar a recórrer camins massa coneguts, li vaig dir: «Mira, tu amb qui hauries de parlar és amb Nel.lo Martí, antic professor del Departament d’Història Contemporània de la Universitat de València. No amb Ferran Archilés, el seu lamentable deixeble que vampiritzà i rebaixà el seu treball, sinó amb Nel.lo directament. És difícil de localitzar, perquè decidí fa anys allunyar-se de tot i tots, però si hi ha algú que sap sobre identitat nacional a Espanya és ell». Vaig fer un silenci i prosseguí «De fet, no sé està viu o mort, perquè vaig perdre totalment el contacte amb el departament, però podem intentar localitzar-lo».

Férem una recerca per internet i llavors m’assabentí que ens havia deixat el setembre de 2018. Se n’anà amb un gran silenci, perquè en aquelles dates jo just em trobava a València acabat de tornar de Cracòvia i no em va arribar cap notícia. Immediatament vaig escriure a antics companys de la universitat que també foren alumnes seus i cap d’ells tenia coneixement de la seva pèrdua. El món intel.lectual valencià, que també inclou Castelló, sols li dedicà un obituari anònim a un periòdic. Res més. Aquest buit ensordidor em copsà i, supose que per l’escalf i reconeixement que mon pare rebé com a comiat, em dolgué d’una manera singular. Som historiadors i la nostra feina és deixar constància del passat per tal que aprenguen els qui vindran. D’aquesta manera s’aconsegueix que tant cap nou estudiant d’Història puga aprendre directament del seu magisteri com que li siga del tot impossible reconstruir la biografia acadèmica del departament que els forma a ells.

Vaig conèixer a Nel.lo tot just fa vint anys, al setembre del 2000. Jo tenia 19 anys i ell 39, l´edat que tinc ara. Abans de matricular-me al curs 00-01, vaig preguntar a estudiants dels últims anys qui eren els professors més exigents i amb qui més es podia aprendre de la Facultat. El nom de Nel.lo sortí a l’instant: era estimat i odiat, perquè a la seva fama de bon pedagog unia una severitat que produïa autèntiques carnisseries entre els alumnes. Una qualitat, supose, apresa del seu mestre, el professor Jesús Millán, qui també seria el meu director de tesi. El bo de Nel.lo s’havia guanyat el sobrenom de «Nel.lo Martí, sang de botxí».

Quan vaig arribar a classe, per a la meva sorpresa, sols érem sis els matriculats. Tothom l’evitava: els mediocres perquè no volien haver de repetir l’assignatura i els brillants per por que un aprovat els baixara l’expedient i no pogueren obtindre una beca predoctoral. Jo, pel contrari, mai no he sabut dir que no ni a un bon ball ni a una bona refrega i ja estava content sols de pensar amb què vindria. Nel.lo entrà amb la seva, com dir-ho, poc imponent figura. Era baixet, descuidat en el vestir, fumador penitent, miop que s’assembla a un mussol. Com ja havia tingut un gran amic que es caracteritzava de forma semblant i recorria a la ironia i el sarcasme per relacionar-se amb els demés, no vaig tardar en copsar-lo. S’ha de dir que encara no s’havia estrenat la sèrie «House» i aquesta mena de personatges eren poc convencionals, però entre els lúcids i intel.ligents sempre se n’ha trobat amb abundància.

Fos com fora, Nel.lo era davant de tot un gran professor. Punyent i agut, podia ferir les sensibilitats més fines, però mai no fou, realment, feridor. Darrera de qualsevol cop dialèctic seu hi havia un argument que quedava millor il.lustrat amb la ironia, malgrat que, com molts sabem, els narcisistes no agraden de debatre segons aquestes regles i Nel.lo es feu impopular entre molts. Jo, evidentment, gaudia de poder tindre un seminari universitari tot l’any on en la pràctica sols hi érem dos alumnes i exercia el meu talent per al sofisma per tal de debatre.

Vaig aprendre molt i molt ràpid gràcies a ell. Si em vaig centrar al segle XIX és perquè la meva recerca fou una continuació dels debats que no es pogueren resoldre en aquelles classes. Estàvem al 2000 i el paradigma del fracàs de la revolució liberal espanyola encara era totalment hegemònic a l’acadèmia. Amb Nel.lo disseccionàrem la continuïtat de la Generació del 98 en l’obra de Tuñón de Lara, la tesi de la dèbil nacionalització de Linz i la manca de demanda democratitzadora per explicar el caciquisme de Varela Ortega. Llavors, això és el que es cuinava al departament i, amb millor o pitjor cocció, altres professors també podien servir aquest plat. Tanmateix, ningú no podia igualar a Nel.lo respecte de coneixements sobre el nacionalisme. Com disseccionà a Gellner, Smith o Anderson a una pissarra repleta de diagrames i esquemes em feu un enamorat dels power points avant la lettre. Si algú brama contra els power points plens de diagrames, no li facen cas, és un ruc sense remei.

Nel.lo era analític, amb una gran capacitat per a l’abstracció teòrica, i molt cops semblava més un professor de Ciències Polítiques que no pas un historiador. Per a un gremi arrelat a un empirisme ingenu i, en molts casos, barroer, Nel.lo sonava massa anglès, malgrat que la disciplina ha acabat prenent el rumb que ell, com molts d’altres, marcaren. Tot i això, a Nel.lo li dec la lectura de Miroslav Hroch i la seva tesi Social preconditions of national revival in Euorpe, llibre i autor que continuen sent oblidats per la nostra intel.lectualitat. Quan escolte a politòlegs citant a Gellner o Anderson per parlar del nacionalisme com si els hagueren llegit, sempre pense que si els llegiren o no és irrellevant, perquè a qui s’ha de llegir és a Hroch.

Nel.lo fou l’introductor de Hroch a Espanya i a partir de la seva obra dibuixà, a grans trets, un esquema interpretatiu de perquè Catalunya o València havien seguit un camí contrari dels txecs, de com les condicions socials i la construcció de l’Estat-Nació espanyol havien edificat una identitat regional compatible amb la identitat nacional espanyola i com les ruptures polítiques provocades per la impossibilitat de la democratització, feren que aquestes identitats es reactivaren com elements mobilitzadors nacionals i rupturistes. És el marc interpretatiu que he aplicat a l’actual procés català i m’ha generat gran atenció i que perfilà Martí a principis del 2000.

Malauradament, edificar una tesi d’aquesta envergadura exigia un treball de cohesió i de recerca empírica que Nel.lo no arribà a desplegar mai. Qualsevol historiador que llegisca Ethnicity, region and nation: Valencian identity and the Spanish nation-state sap que es troba davant d’un gran article, del germen d’una investigació cabdal per resoldre els nostres equívocs nacionals, però es tracta d’un article publicat al febrer de 2001 que es repetiria en formats i variacions sense arribar a emprendre el vol que mereixia fins convertir-se en un recordatori recurrent del que podria haver estat. És cert que fou decisiu en la formació d’altres que vindrien després, però aquests no vindrien del nostre departament i no serien els seus deixebles.

Nel.lo, parlant del gran oblit que la tesi de Hroch rebé per quasi trenta anys, deia que publicaves en anglès o ningú et llegia. Aquest és l’article seu que queda en anglès i les raons de per què no fou més fèrtil són moltes. Més enllà del tarannà personal, tampoc ho tenia fàcil. Nel.lo era un historiador, però també un nacionalista valencià i si Hroch rebia tant de silenci és perquè també era un nacionalista. La seva defensa de la nació no encaixava bé en l’ègida universalista i globalitzadora que ell visqué. Com solia dir: «Sóc nacionalista i porte banyes». Per altra part, la seva línia d’investigació xocava frontalment amb la historiografia nacionalista romàntica que es practicava a Catalunya, encara que fora en la versió més sofisticada de Borja de Riquer. Els seus únics aliats potencials quedarien compromesos. I el mateix li passava a València, on els seus companys de causa eren tots uns fusterians que el miraven com un heretge cada cop que intentava explicar-lis com funcionaven els processos de nacionalització.

En aquest sentit, recorde la tristor que em va produir llegir The Long and Winding Road of Nationalization: Eugen Weber’s Peasants into Frenchmen in Modern European History (1976—2006) de Miguel Cabo i Fernando Molina. En aquest article, els autors feien una crítica a una de les obres més influents sobre els processos de nacionalització com a derivada de la modernització que, com deia Nel.lo, era sempre citada a Espanya i mai llegida per tal de donar-li la raó a Linz (les ciències socials oficials a Espanya sols són una nota a peu de pàgina a la seva obra). La dissecció dels errors i confusions que el model de Weber havien produït en la historiografia sobre el nacionalisme eren simètriques a les explicacions que Nel.lo m’havia fet en classe al analitzar aquest llibre. És totalment normal, els nostres articles recullen un debat que està a l’aire i del que tots formem part, però aquesta contribució col.locà a Molina i Cabo en un pla de reconeixement internacional totalment merescut, malgrat que om no podia més que sentir que el departament havia deixat passar un tren.

Tanmateix, la contribució de Nel.lo als debats sobre el nacionalisme, si bé em formà i eleva a un nivell superior de la insofrible mediocritat de la nostra esfera pública, no estava entroncada amb la meva pròpia recerca. Era la seva tesi doctoral sobre el caciquisme a Castelló el punt que, en certa manera, vaig intentar resoldre amb els meus treballs posteriors. Nel.lo em mostrà que el caciquisme era una forma de fer política, de mobilització democràtica, i no una simple oligarquia que manipulava la població. No hi havia un bloc de poder que dominara els engranatges de l’Estat, el que teníem era una gran quantitat d’agents i intermediaris que aconseguien la col.laboració dels ciutadans mitjançant incentius positius i negatius.

Jo hi veia reflectit el nostre sistema polític i fou llavors quan vaig començar a entendre que l’anomenada transició a la democràcia espanyola fou, en realitat, la segona Restauració borbònica i el joc PP i PSOE no era altra cosa que el torn canovista. Nel.lo no arribà, tampoc, a pair un paradigma que poguera explicar la Restauració i la seva crisi. El seu treball era deutor de les línies obertes per Varela Ortega i Los amigos políticos, malgrat que, en teoria, no compartia la tesi de la falta de demanda democratitzadora. Tot i això, no era capaç d’articular una resposta a la impossibilitat de democratització del règim canovista. Gran part del seu argumentari pivotava sobre el principi que el caciquisme era un fenomen polític, però quan havia d’explicar la seva pervivència, recorria a factors econòmics per comprendre la seva longevitat al seu pesar. No podia elaborar una explicació purament política de la crisi de la Restauració.

Això és el que vaig intentar al parlar de la trampa del consens en l’article que posa el final als meus deu anys com a historiador en exercici. Les paraules que hi vaig escriure són la resposta, 15 anys més tard, a les inacabables discussions sobre el liberalisme i les elits que mantinguérem al curs d’Història Contemporània d’Espanya que impartí en 2000-2001. En certa mesura, és la meva conclusió, la meva resposta total, integral i cuinada després d’un profund treball empíric i arxivístic. Sempre vaig considerar que la bona teoria no es veia a un text, sinó que articulava una demostració empírica que una metodologia rigorosa t’obligava a cohesionar. La teoria no es predica, es fa.

Nel.lo bordejava aquestes explicacions, però no hi arribà a formular-les per unes raons generacionals. En primer lloc, tot i no acceptar els relats fàcils que veuen la democràcia com la continuació natural al liberalisme, tampoc s’endinsava en una crítica doctrinal d’aquesta filosofia política. Com molts de la seva generació, s’havia format envoltat d’un marxisme esquemàtic que havia acabat per fastiguejar-lo. Recelava de tot el que poguera ser activisme acadèmic radical i no pensava emprendre un camí d’estudi de les contradiccions entre liberalisme i democràcia com ha fet Pablo Sánchez León. Per tant, la democràcia liberal o parlamentària era un bé funcional que per a ell existia i del que gaudíem a Espanya a principis del 2000 i qüestionar aquesta veritat era excessiu.

Es tractava d’una qüestió paradoxal, perquè Martí fou el segon professor d’universitat que no acceptava el consens socialista, el que ara anomenem cultura de la transició, sense ser membre del partit comunista que vaig conèixer. El primer fou mon pare. Aquest fenomen era atípic, perquè el PSOE no era sols un partit a la universitat, era un magisteri i, si bé a la Universitat de València hi havia el sector més valencianista, a l’hora de la veritat tots havíem d’estar agraïts a Juan Carlos I per portar-nos la democràcia.

Probablement, aquest pas no es donava per les prevencions cap el marxisme o les radicalitats apreses. La visió de Nel.lo sobre el republicanisme espanyol era, en el fons, negativa. Els qualificava de populistes i no era capaç de conceptualitzar correctament el procés de democratització. El liberal de les ciències polítiques sortia en aquest anàlisi i li feien menystenir la ruptura oberta pel blasquisme. Per altra part, Nel.lo volia realment que la ruptura amb la Restauració fora produïda pels independentistes catalans i no pels republicans. Per mi, seguir el procés de Catalunya ha estat recordar les nostres discussions.

Hi havia una paradoxa que el propi Nel.lo no sabia vore i li la vaig intentar explicar. Ell era nacionalista i liberal, desconfiava de plantejaments comunitaristes, però el nacionalisme era la solució comunitarista a la disgregació individualista iniciada pel liberalisme. En la seva claredat analítica aquests conceptes estaven delimitats, però a la realitat històrica eren inseparables. Per això, jo li criticava que el programa heurístic que proposava acabaria rodejat de contradiccions terminològiques. Liberalisme, nacionalisme i imperialisme eren un magma comú sense discontinuïtats ni salts. Estudiar sols el nacionalisme portava a un carreró sense sortida, li deia, però ell volia que jo fera la tesi sobre nacionalisme, un tema esgotat sobre el que el departament seria capaç de traure un nou disc amb les cançons de sempre any darrera any.

L’imperi, per exemple, estava absent en les seves aproximacions. Novament un recel adquirit contra el marxisme, i no és casualitat que la gran renovació de la historiografia a nivell mundial vinga de l’estudi de l’imperialisme, el liberalisme i l’esclavitud. Nel.lo necessitava fragmentar i separar l’objecte d’estudi per superar les simplificacions marxistes mecanicistes i holístiques que havia patit com a estudiant, però un cop era necessari reconstruir els bocins s’havia de recórrer a paradigmes més globals. En aquest cas, com mai no vaig perdre la influència de Polany i els teòrics de la dependència, a mi no em suposava una dificultat combinar anàlisi microhistòrics amb marcs explicatius que incorporaren els mercats internacionals, però per a ell hauria estat com tornar a fer catequesi.

Tanmateix, parlar és fàcil. Quan Rodrik exposà el seu trilema vaig vore clarament com explicar tot el període de 1870 -1914 unint tots els elements amb una elegància teòrica que, per la seva facilitat, et captivava i escandalitzava per no poder vore-ho tot tan nítidament abans, malgrat que tenies totes les peces sobre la taula. Nel.lo, com la majoria, no podia vore que el R78, des d’un anàlisi estrictament polític, era un sistema exactament igual que la Restauració canovista, perquè tots pensaven que hi havia progrés econòmic i no paràlisi i estancament com a finals del segle XIX. Jo estava sol llavors i ara tots veuen una veritat que sembla autoevident, perquè hi ha paràlisi i estancament econòmic.

Tot açò és el que Nel.lo m’aportà que, juntament amb el meu director de tesi, el professor Jesús Millán, són la base sobre la que vaig construir la meva contribució a la disciplina de la que vaig formar part deu anys. No hi vaig estar sol. Fou una persona fonamental en la vida intel.lectual del departament, especialment durant el període de 1995 a 2005. Fou llavors quan es produí un debat sobre la dèbil nacionalització espanyola que amplificava el debat sobre la excepcionalitat d’Espanya. A vegades s’ha caracteritzat com un debat entre la Complutense (Álvarez Junco, vaja) i la Universitat de València, si bé la Universitat del País Vasc, la de Saragossa, la de Sevilla i la Autónoma de Madrid jugaven també al mateix equip que València. Fos com fora, fou el moment de major activitat i reconeixement del departament, just quan jo em vaig formar, el moment que jugàvem a primera línia. El fruit d’aquella efervescència fou un monogràfic coordinat per Mónica Burguera i Christopher Schmidt-Novara a Social History en 2004 on es publicaren quatre articles firmats per gent del departament. Els silencis sobre aquest monogràfic, les úlceres que produí, així com els ressentiments dels que no arribaren a sortir, són tema per a un article d’història social de la ciència per a entendre de forma planera com funciona el món acadèmic.

Nel.lo estigué en aquells anys del departament, malgrat que després es separara i s’allunyara de tot. De fet, era l’expert en nacionalismes fins que un altre expert que ell mateix engendrà el substituí. No sé si ha imposat un silenci sobre la seva figura, no sé si Ferran Archilés té por que tots recordem que els seus millors articles foren escrits a quatre mans i d’on provenia la qualitat. És difícil de saber, perquè, pel que em comenten, ara ja ha pres el costum d’escriure a vuit mans i no hi veig el problema en recordar els seus orígens. Supose que el gripau lleig serà el de les mortuories codireccions de tesis que l’obligaren a engolir-se, però no sé on pot haver-hi l’escàndol si tots ja sabem quina és la marca de la casa quan parlem de respecte al treball intel.lectual.

Siga com siga, jo sí lamente haver-me allunyat també i no haver tingut la oportunitat de dir-li a Nel.lo: «Sense la teva feina, la meva no hi seria».

Nov 17

En el día de hoy he sido difamado por una web con el propósito de hacerme objeto de una campaña de desprestigio. Se me acusa de los siguientes crímenes:

1. Ser un historiador catalanista e independentista

2. Haber afirmado que los catalanes provienen de los franceses.

Los dos hechos son totalmente falsos y, si no son retirados, me plantearé tomar las medidas legales oportunas. Sobre hecho nº 1, aquí se puede consultar mi CV. Estas son mis tres publicaciones internacionales más importantes:

1) Sirera, Carles: “Neglecting Nineteenth Century: democracy, consensus trap and ModernizationTheory in Spain”, History of the Human Sciences, July 2015 vol. 28 no. 3 51-67

2) Sirera Carles: “Enlightened paternalism: the prohibition of corporal punishment in Spanish publicschools in Nineteenth Century”, History of Education , 44, 156-170, 2015

3) Sirera, Carles: “Liberale “Priester“ einer bürgerlichen Gesellschaft: Soziale Herkunft und politischesEngagement der spanischer Gymnasiallehrer in der Provinz Valencia (1845-1900)“, HistorischesJahrbuch , 133, 312-341, Görres-Gesellschaft, 2013

Son dos revistas del Reino Unido y la segunda revista histórica más prestigiosa de Alemania. Se hace difícil imaginar que haya publicado ahí por mis contactos con el independentismo catalán. Además, mi línea de investigación no versa precisamente sobre las identidades nacionales. Está centrada en los procesos de democratización. Estas son mis tres publicaciones más importantes en España:

1) Sirera, Carles: “Administración liberal y corrupción política: el conflicto del Real Colegio de SanPablo con el instituto provincial Valencia”, Hispania, Vol 75, No 251 (2015):753-780

2)  Sirera, Carles: “Neocatolicismo y darwinismo en las aulas: el caso del instituto provincial deValencia“, AYER,  81, 241-261, 2011

3) Sirera, Carles: “A la tutela del operario: los patronos ante la Escuela Industrial de Artesanos deValencia 1868-1888”, Revista de Historia Contemporánea, 50, 11-39, 2015

Hispania es una publicación del CSIC y es difícil imaginar que sea un centro de independentistas. AYER es la revista de la asociación ESPAÑOLA de historiadores versados en la época contemporánea e Historia Social la publica la Universidad del País Vasco. Supongo que este último hecho será la prueba definitiva de mi adscripción a ETA u organización similar. Sin embargo, de nuevo no se sostiene en ninguno de esos artículos una tesis próxima a la historiografía catalanista. De hecho, es lo contrario.

No obstante, se me acusa de trabajar bajo los dictados del independentismo, pero el hecho cierto es que no trabajo en ninguna institución catalana. Lo único sorprendente de mi CV es que con mis publicaciones no haya logrado ganar una Plaza de Profesor Ayudante Doctor en España. Esto se debe a que soy independiente: jamás he sometido mi línea de investigación a los intereses de ningún grupo político: ni el PSOE, ni el PP, ni CiU o ERC. Mi independencia me ha costado no tener padrino. Mi independencia me ha costado tener que salir de España y  ganarme la vida por mi cuenta como profesor de idiomas. Sinceramente, para ser un agente de los independentistas, los rusos o los venezolanos, me pagan muy mal. La explicación es muy simple: NO LO SOY. Hay que ser muy idiota para tragarse menuda memez.

Sobre el segundo hecho, llevo una semana recibiendo ataques de gente que es incapaz o no tiene ningún interés en leer el hilo que escribí. El hilo critica la historiografía franquista. Lo vuelvo a reproducir:

Hecho 1) En Catalunya se manipula la historia, porque no se enseña a los medievalistas franquistas

2) Hasta la izquierda tricornio me argumenta que Catalunya no fue un reino.

3) Sólo puedes considerar que no fue un reino si compartes la idea del Imperio Visigodo recuperado por Castilla.

4) Esto proviene del intento de Alfonso X de elevar su reino a Imperio para hacer orbitar el resto de reinos peninsulares sobre su Imperio. Fracasó en tal menester.

5) Pero esa aspiración fue piedra angular de intelectuales falangistas y nacionalcatólicos en su búsqueda del SER de ESPAÑA.

6) Por eso seguimos usando un término equivocado como RECONQUISTA.

7) RECONQUISTARON los castellanos, que vienen de los visigodos. Los catalanes no, porque ellos vienen de la marca hispánica de Carlomagno.

8) Por lo tanto, los catalanes no son ESPAÑOLES, son FRANCESES.

9) Los catalanes son un elemento exógeno a ESPAÑA y deben, por tanto, estar supeditados a los verdaderos ESPAÑOLES-CASTELLANOS-VISIGODOS.

10) Esto es franquismo defendido por los modernos y demócratas nacionalistas españoles.

11) Esto es discurso mainstream de gente que se cree progresista y no sabe que sus fuentes intelectuales son fascistas. Luego, se sorprenden si los llaman fachas.

En el punto 6 se explica: “por eso seguimos usando un término equivocado como RECONQUISTA”. No comparto el término Reconquista: 1) es erróneo 2) Tiene una fuerte carga ideológica por el uso que hizo de él la historiografía franquista.

Por lo tanto, yo no puedo argumentar que los “catalanes no reconquistaron”, porque es una argumentación errónea. Los puntos 7), 8) y 9) resumen las tesis de la historiografía franquista. En la construcción nacional de España del Franquismo existe ESPAÑA (católica, tradicionalista y CASTELLANA) frente a la antiEspaña (rojos separatistas influenciados por un elemento exógeno como el pensamiento republicano francés: si los catalanes no se sienten españoles es porque están más influenciados afectados por esa influencia FRANCESA). Yo no comparto esta visión: esta visión de la AntiEspaña es franquista. Esa visión es la que sustenta los gritos de “A por ellos”, de atacar a ese “otro” que son los catalanes, porque los catalanes no son verdaderos españoles.

 Se da la paradoja que todas las personas que me están insultando, precisamente, comparten la cosmovisión que yo critico: en sus modos de atacar, en sus modos de crear una división NOSOTROS/ELLOS confirman que comparten la identidad nacional española del franquismo. Por eso,  en el extranjero no entienden cómo es posible que los máximos defensores de la unidad de ESPAÑA sean los primeros que traten a los catalanes como si no fueran ESPAÑOLES. Esto se explica porque para el franquismo no se puede ser REPUBLICANO y ESPAÑOL. Si eres Republicano, no eres ESPAÑOL. Por eso Franco quitó la nacionalidad española a los republicanos exiliados, por eso los republicanos españoles terminaron en Mathaussen. Por eso, la tradición democrática ha sido extirpada de España y los republicanos, cada vez que intenten organizarse en España, serán perseguidos legal y socialmente por los defensores del R78.

Finalmente, he soportado dos afirmaciones sobre mi persona que son falsas escritas con el único propósito de desprestigiarme profesionalmente. Si esas acusaciones no son retiradas, tomaré las medidas legales oportunas porque afectan a mi reputación profesional y tienen un grave perjuicio económico sobre mi persona.

Apr 05

Hace muchos meses que no publicaba en este blog, porque, sencillamente, ya no había ninguna razón para hacerlo. En primer lugar, está hospedado en la Universitat de València, una institución a la que no pertenezco desde hace más de un año y que, como saben aquellas personas que me son cercanas, ha producido un gran e imperdonable dolor en mi familia, a pesar de habernos entregado en cuerpo y alma a los valores que, estúpidamente, creíamos que este tipo de instituciones representan. Se trata de un dolor irreparable tras el fallecimiento de mi padre y que yo, sinceramente, no sufrí, pero no pude lograr que él no se sintiera quebrado al comprobar que todas las cosas nobles que pensaba que me había enseñado no eran más que estupideces que me habían complicado la vida. Es duro perder a la persona que más has querido en tu vida sin ser capaz de convencerle de que eres feliz pese a todas las miserias que jalonan tu carrera académica.

Reunión de la provincia eclesíastica ( Foto: Alberto Saiz)

Este señor era mi padre. Me enseñó que debía ser honesto con los demás para poder ser honesto conmigo mismo. Descansa en pau, pare.

En segundo lugar, este blog surgió como una respuesta individual y espontánea ante la censura que otros colegas académicos me aplicaron en sus blogs. Fue un proceso de recuperación de viejas inquietudes y temas olvidados previos a la tesis doctoral, si bien a medida que iba escribiendo podía comprobar que todo, como no, estaba conectado y mis investigaciones sí tenían un poderoso hilo conductor que era mi crítica a la Teoría de la Modernización. Además, durante el proceso de creación entré en contacto con otros blogueros como Jesús Nácher de La Proa del Argo o Jordi Llanos de La economía del Doctor Pangloss gracias a Manuel Campos (hace mucho que no sé de ti, espero que la carrera vaya bien y puedas abrirte camino sin pagar grandes peajes) con los que he terminado colaborando en Ampliando el Debate del Colectivo Burbuja, otra iniciativa con gente extraordinaria. De igual modo, he tenido ocasión de conocer mejor a Shine de Nomejodasquemeincomodas, otro incómodo comentarista que ha sufrido la censura de los expertos objetivos y neutrales. Sinceramente, compartir con ellos compensa la desilusión en el género humano que te produce comprobar el comportamiento de tus colegas doctores. Que personas como ellos no estén dando clases en la universidad, mientras que nuestros estudiantes sufren a inmaduros narcisistas aterrorizados por sus inseguridades de niños sobreprotegidos es uno de los grandes problemas de la enseñanza superior.

Finalmente, he iniciado con otros compañeros académicos, otros JASC (Jóvenes Académicos Suficientemente Cabreados) un proyecto colectivo llamado Communia. En verdad, todavía escribo poco, pero vamos recuperando el ritmo y las ganas que uno tenía, si bien por mucho que las heridas cicatricen, su marca sigue y su peso se nota. Sin embargo, saber que no estarás solo en los próximos fregados que te metas es una sensación bastante novedosa y reconfortante. Lástima que no la sintiera en aquellos consejos de departamento de la UV cuando, siendo el último mono, levanté el brazo para hacer las preguntas incómodas que a muchos abochornaron. Eso sí, los mismos que callaban entonces luego te escriben en la prensa dando lecciones de ética y ejemplaridad.

Aug 03

Ciudadanos ante el sistema educativo y el mercado. Segunda parte

Posted in Economía neoclásica Educación Integridad Comments Off on Ciudadanos ante el sistema educativo y el mercado. Segunda parte

En la anterior entrada expresábamos nuestras dudas sobre el concepto de igualdad que sustenta al partido llamado Ciudadanos, ya que su parecer es que la meritocracia sólo es para el pobre, que debe demostrar su valía, mientras que el rico ya es valido y, en consecuencia, no debe demostrar nada ni esforzarse. Por esa razón, puede comprar su derecho a ser médico o juez mediante los centros educativos privados, la proliferación de másters y la privatización de los servicios públicos. Esto, además, está relacionado con un paternalismo y clasismo que les impide entender el mundo en el que viven. Por ejemplo, proponen de este modo potenciar la escolarización de 0 a 3 años (pág. 9):

Desgraciadamente, los niños de familia cuyos padres tienen bajo nivel educativo, menores ingresos, o que están afectados por el paro o inactividad, tienen mucho menor acceso a este nivel educativo. El objetivo no debería ser el de universalizar la educación en edades tan tempranas, sino que se pueda garantizar el acceso a estos niveles educativos a los colectivos que más se puedan beneficiar de ellos en los términos antes mencionados. No se trata pues de que estos niveles educativos sean totalmente gratuitos para todos, ni que la oferta de plazas públicas produzca una sustitución de las plazas privadas. Garantizar el acceso a los centros públicos de estos colectivos se consigue haciendo que dispongan de suficiente información sobre los beneficios de acudir a la escuela en edad tan temprana y que se les de una prioridad absoluta en las reglas de acceso de las plazas públicas, a tarifas accesibles, o incluso gratuitamente.

Si la escolarización de 0 a 3 años es tan fundamental y necesaria, como sociedad deberíamos decretar su obligatoriedad y lograr plazas públicas para atender su demanda. En caso contrario, o no es tan necesario o realmente no queremos que los pobres tengan acceso a ella. El resto es la milonga subrayada en el texto. Simple cháchara de convenceremos a estos pobres de que deben comportarse racionalmente cómo nosotros creemos que deben comportarse por su bien mediante panfletos que les expliquen cómo hacer correctamente todo el papeleo necesario. En todo caso, que la escolarización sea obligatoria por defecto a no ser que los padres soliciten una exención.

Por otra parte, esa desconexión con la realidad es tan manifiesta que proponen (pág. 9): El plan consiste en organizar un equipo de profesores que asuman la tutela personal de uno o varios de los alumnos a quienes se les hayan detectado carencias en esos hábitos elementales. El proyecto debe contemplar la fase de diagnóstico y evaluación inicial, los espacios y tiempos dedicados a la atención personal, las actuaciones concretas con los alumnos y con sus familias, y los protocolos de seguimiento de resultados. Simplemente, dichos planes ya existen, pero no hacen milagros.

De igual modo, Ciudadanos se pregunta (pág. 11): Así mismo, es necesario plantearse por qué tardamos tanto en implantar de forma definitiva y generalizada un modelo de FP dual que, siguiendo el modelo alemán, combine trabajo en la empresa y formación. Sería fácil contestar con el argumento de que no somos Alemania y carecemos de su tejido industrial, pero ya que escribí una tesis doctoral que abordaba la cuestión, mejor citársela por si quieren ilustrarse sobre la cuestión: https://books.google.es/books/about/Un_t%C3%ADtulo_para_las_clases_medias.html?id=KtFt-apnijMC&redir_esc=y). Es más, la lectura de este artículo mío también les vendría bien: http://www.ehu.eus/ojs/index.php/HC/article/view/14137/12874, porque así podrían comprobar que su plan para la FP es exactamente el mismo de la patronal española de hace 150 años. El control de la formación por las empresas:

Por otra parte, los modelos de formación profesional necesitan adaptarse continuamente a los cambios técnicos y necesidades en el medio y largo plazo de las empresas. Esta es otra de las razones por las cuáles es necesario apostar por el modelo de FP dual, para que nuestra formación profesional deje de darle la espalda a las empresas. Sólo funcionará con la presencia de las empresas en la gestión y diseño de los programas de FP. En este sentido se debería desarrollar un ambicioso Plan Nacional de FP Dual en el que participen todos los sectores y tipos de empresas. En efecto, se ha de romper el mito de que la FP dual sólo se dirige al sector industrial y a las grandes empresas. En países en los que la FP dual forma parte esencial del modelo educativo, el aprendizaje se realiza tanto los sectores de servicios como en la industria, y tanto en las PYMES como en la grandes empresas.

Evidentemente, si en la gestión de las empresas españolas los sindicatos mandasen lo que mandan en las empresas alemanas es posible que el plan funcionase, pero, en caso contrario, será lo que nos tememos: mano de obra temporal más barata y sumisa proporcionada y subvencionada por el Estado. La política de siempre, vaya.

Asimismo, es curioso que un plan que aspire a dignificar la FP la presente como esa opción para los pobres e inferiores que, pese a todo, tienen derecho a volver a la academia. Atención al uso del lenguaje: Finalmente, y no menos importante, el principio de igualdad de oportunidades que debe guiar este Pacto Nacional por la Educación, también debe garantizar que, al igual en los países más avanzados en materia de FP, existan pasarelas que permitan que los jóvenes puedan efectivamente seguir vinculados a los otros niveles del sistema educativo, de forma que los jóvenes puedan siempre rectificar su elección y hacer estudios más (o menos) académicos.

La idea es correcta, pero las palabras no. Si deben rectificar su elección es porque se han equivocado (Subtexto: Nosotros fuimos a la universidad, ellos no. Nosotros somos los superiores y ellos los inferiores por razón del mérito. ¿No te dan ganas de hacer un módulo? Si es de grado superior te dejarán votar en las elecciones municipales). En definitiva, una visión de la educación sesgada propia de quienes escolarizan a sus hijos en la privada subvencionada o privada pura. Si no fuera así, no escribirían: Poner freno de forma decidida, usando todos los instrumentos legales posibles, a la introducción de cualquier tipo de tasa, tarifa o gasto por parte de los colegios públicos o concertados. Eh, esas tarifas existen en la concertada (privada subvencionada) y, en ese caso, el problema sería por qué la subvencionamos. Ah, claro, porque quieren mantener su sistema educativo segregado, pero pagado por todos.

Jul 31

Ciudadanos ante el sistema educativo y el mercado. Primera parte

Posted in Economía neoclásica Educación PISA Comments Off on Ciudadanos ante el sistema educativo y el mercado. Primera parte

En anteriores entregas hemos descuartizado las propuestas de Luis Garicano para reformar la universidad por sus manifiestas carencias, que hacían del documento una especie de monumento al cuñadismo. Mal escrito, incoherente, superficial y repleto de lugares comunes… huellas cuyo rastro conducía al arbitrista Garicano. Por el contrario, el informe presentado por Ciudadanos respecto de la primaria y la secundaria sí parece escrito por un adulto correctamente alfabetizado capaz de controlar las reglas básicas de la sintaxis y la gramática. Por lo tanto, tampoco hay dudas: Garicano habrá limitado su intervención a asesor y el grueso del documento ha sido elaborado por manos más competentes que, incluso, sabían tabular correctamente con un procesador de textos. Es más, hasta pueden dar detalles de sus intenciones, que son (pág. 2):

 Una parte demasiado grande de la población tiene un serio déficit en competencias básicas

 Demasiados estudiantes no logran desarrollar su talento al máximo.

 Demasiados alumnos abandonan la escuela antes de tiempo.

 El sistema produce una alta desigualdad de oportunidades desde el acceso a la escuela infantil hasta la universidad.

 Muchos trabajan en ocupaciones muy por debajo de su nivel de estudios.

 Existe una fuerte desmotivación de alumnos y docentes a todos los niveles y un alto malestar general de la comunidad educativa.

De esta lista, el primer punto no es responsabilidad de nuestro actual sistema educativo, sino del franquismo, ya que, a pesar de toda la retórica conservadora, los niveles educativos de la población y sus competencias han aumentado desde entonces. Eso de que Demasiados estudiantes no logran desarrollar su talento al máximo es paulocoelhismo (el toque Punset, supongo) y no se sabe muy bien qué significa y por qué debería ser responsabilidad del sistema educativo obligarnos a explotar nuestro máximo potencial. Sinceramente, un adolescente que esté obsesionado en incrementar su rendimiento académico en un 15% en vez de interactuar con sus congéneres y, a ser posible, madurar emocionalmente con ellos, está haciendo el imbécil. En el tercer y cuarto puntos coincidimos, aunque no es responsabilidad del sistema educativo. En ese sentido, consideraría que es más bien neutro y no logra compensar las diferencias sociales como debería ser uno de sus objetivos. Sobre que Muchos trabajan en ocupaciones muy por debajo de su nivel de estudios también hay acuerdo, aunque el sistema educativo no puede arreglar ese desajuste a no ser que deje de formar a las personas. Es decir, sólo se puede solventar suprimiendo titulaciones y centros educativos hasta tener el sistema educativo que un país como España, dependiente del turismo, puede permitirse. Este es, por cierto, el objetivo de Alemania y la Unión Europea: que reduzcamos nuestro Estado del Bienestar a los niveles del país norteafricano que somos en realidad. Si no nos salimos del euro, no duden que cerraremos universidades hasta que tengamos las facultades que podamos permitirnos. Sin embargo, esta problemática no es acuciante para Ciudadanos que entiende de este modo el origen de los males de nuestro sistema educativo (pág. 6):

Las razones de la mala política educativa en España son similares a las que han llevado al mal funcionamiento de muchos otros ámbitos de la política pública (desde la Universidades a las Cajas): la falta de un proyecto ambicioso de futuro que permita salir de la miopía del corto plazo, la incompetencia de muchos gestores seleccionados a menudo más por motivos políticos que de mérito, y la prevalencia de los intereses partidistas y gremiales en contra de los del interés general. Por desgracia, algunos debates de contenido marcadamente partidista, como los relativos a la política lingüística o la educación en religión o ciudadanía, han contribuido a dejar de lado problemas más profundos que afectan a nuestras cualidades educativas básicas que condicionan de forma profunda nuestra capacidad de encontrar empleo en el futuro.

No sé muy bien cuál debería ser el proyecto ambicioso de futuro más allá de una muletilla que recuerda a la retórica falangista de la unidad de destino en lo universal. Supongo que algo así como que todos tengamos el C1 de inglés por Cambridge (¡yo lo tengo, ya he cumplido, soy un patriota!), que todos sepamos programar en R (aquí fallo, sólo he hecho algún curso de SPSS) o ser empleados superproductivos (en eso soy la hostia: profesor universitario que cobra sólo por las horas de clase que imparte. Produzco más que los titulares, cobro menos de la sexta parte de su sueldo). Sea como sea, necesitamos una meta u objetivo de futuro y ambicioso que, como todos intuimos, se aproxima al sed más productivos de siempre. Por otro lado, sorprende que se clasifique a los debates lingüísticos y de laicismo/confesionalidad como polémicas creadas para satisfacer intereses partidistas. Estos conflictos tienen más de 150 años de historia en España y parecen previos a nuestros actuales partidos políticos. Es muy posible que respondan a angustias y demandas legítimas de la población y que el análisis de Ciudadanos sea, como siempre, muy pobre porque desatiende, como no, a nuestra realidad histórica. Finalmente, es difícil imaginar cómo la inmersión lingüística en catalán o la ética como asignatura afectan a nuestras cualidades educativas básicas que condicionan de forma profunda nuestra capacidad de encontrar empleo en el futuro. Supongo que nos quitaron horas de inglés y por eso España sufre de tanto paro ahora… Ah, no, que los bilingües tenemos más facilidad para aprender otros idiomas. De todas formas, nos proponen seis líneas de actuación interesantes (pág. 7):

 Reducir drásticamente las tasas de repetición, fracaso y abandono escolar temprano a niveles residuales.

 Aumentar sustancialmente la proporción de niños de familias menos favorecidas que tienen acceso a una educación temprana (antes de los 3 años).

 Conseguir que los estudiantes de secundaria se equiparen a los país europeos con mejores resultados en matemáticas y dominio del idioma, pero también en otras pruebas analíticas y de resolución de problemas, de acuerdo con las clasificaciones de PISA.

 Asegurar que todos los estudiantes españoles hablan inglés con soltura al salir del bachillerato o del último ciclo de Formación Profesional (FP).

 Establecer un sistema de FP capaz de competir en calidad y empleabilidad con el de los mejores de Europa.

 Garantizar que toda la población adulta pueda tener acceso al aprendizaje permanente, en especial para adquirir las competencias educativas básicas.

Sobre el primer punto nada que objetar. Sólo veremos cuánto le dura a Ciudadanos esa demanda cuando vea a todos los columnistas del ABC y La Razón o las agrupaciones de padres y profesores conservadoras despotricar contra dicha medida, ya que para ellos el poder de los profesores para hacer repetir a los alumnos ha sido la sacrosanta garantía de la excelencia educativa. Será divertido ver a Ciudadanos defender esta ocurrencia propia de mujercitas pedagogas como diría cualquiera de sus posibles votantes.

En el fondo, suprimir la repetición implica refigurar un de las principales funciones del sistema educativo: legitimar la exclusión social. Por lo tanto, eliminar la repetición para crear clases segregadas por el rendimiento de los alumnos es, simplemente, trasladar la barrera o el listón que debe segregar. No es mejorar el sistema educativo, no es mejorar el aprendizaje de los alumnos. Precisamente, plantean esta disyuntiva del siguiente modo (pág. 8):

La educación se enfrenta siempre a un doble objetivo difícil de conseguir: por un lado, debe aspirar a educar a todos; por otro, debe ser capaz de atender a la diferencia, potenciando a aquellos estudiantes más capaces y haciendo un esfuerzo extra con respecto a aquellos que tienen más dificultades. Este doble objetivo puede asociarse a la idea de igualdad de oportunidades, un principio ético que trata de asegurar que las competencias que adquieren individuos dependan de su esfuerzo y no de su origen familiar.

La atención a la diversidad no puede reducirse a la consideración del alumno escolarmente problemático y a la utilización de apoyos especiales por separado de los demás. La calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje depende fundamentalmente de la capacidad del docente de ajustar su intervención a las variadas necesidades educativas de todos los alumnos, incluidos los que obtienen mejores resultados. Debemos reforzar el apoyo a los que se quedan un poco atrás, pero también apoyar a los que más avanzan.

Sorprende, sinceramente, que los autores del informe crean que el origen familiar puede determinar nuestras competencias. Es decir, que de algún modo aceptan que las diferencias sociales están determinadas por nuestras diferencias genéticas. Si no fuera así, hablarían de estatus o nivel socioeconómico y no de competencias. De la lectura de ese fragmento, se evidencia que Ciudadanos cree que las personas de alta cuna son automáticamente y por definición mejores que el resto de los mortales, porque ello sí se pueden permitir una educación que los hace mejores. Es curioso que jamás se plantee la posibilidad de que la educación de los de alta cuna pueda ser peor que la adquirida en un centro público. Asimismo, la igualdad de oportunidad siempre es la posibilidad del pobre de imitar al rico, pero no significa que al rico y al pobre se les juzgue por igual y se les castigue y recompense por sus actos, según sus méritos y capacidades. Es decir, se niega el principio básico de la justicia conmutativa y se entiende por definición que el rico es mejor y que, por lo tanto, la posibilidad de que sea excluido del sistema educativo por su vagancia o dejadez no es admisible. Ya podemos entrever aquí el clasismo de los autores del informe que, como es previsible, no van a defender un sistema público educativo con exámenes oficiales objetivos que nos iguale a todos y limite la posibilidad de comprar títulos y oportunidades que tienen los ricos gracias a los centros educativos privados. Al fin y al cabo, se trata de reforzar el apoyo a los que se quedan un poco atrás, pero también apoyar a los que más avanzan.

Jul 30

Las torpezas de Garicano: su segunda reforma de la universidad. Tercera parte

Posted in Economía neoclásica Educación Integridad NeG Comments Off on Las torpezas de Garicano: su segunda reforma de la universidad. Tercera parte

Hoy proseguimos desgranando las propuestas de Garicano para reformar la universidad, a pesar de que, gracias a Twitter, sabemos que Garicano ha decidido en el día de hoy explicar a los socorristas cómo deben hacer su trabajo para que puedan atenderle eficazmente si se diera el caso de que se ahogara mientras intenta aprender surf y, por lo tanto, imaginamos que en breve nos presentará un nuevo ranking de banderas escalado sobre 1.500 puntos que nos permitirá saber que si la puntuación del mar es de 983 tenemos un 0’7% más de probabilidades de surfear satisfactoriamente que si la puntuación fuese de 971, pero que a partir de los 1.000 puntos, dicha probabilidad decrece hasta un mínimo del 0’4% por incrementos superiores al 15% de dicha puntuación. Como es obvio, los economistas nos hacen la vida más fácil en su búsqueda de la eficiencia.

Sirva este sarcasmo para introducir el principal problema del análisis de Garicano: su total desconocimiento sobre cómo funciona la universidad española o su organización institucional. Estas carencias se revelan en su estilo literario de tintes marxista de Groucho, que le lleva a afirmar que (pág. 6) Es, en particular, la misión de la universidad pública puesto que es un servicio público, pero esto no conlleva equipararla a otros servicios públicos en cuanto a formas de contratación, financiación, etc. La autonomía universitaria debería ser muy amplia aunque las CCAA, en coordinación Estado, deben tener la capacidad de, en situaciones extraordinarias (incumplimiento de objetivos), propiciar fusiones o cerrar centros disfuncionales. Usar debidamente la autonomía universitaria requiere un cambio de mentalidad. Las universidades constituyen un servicio público y, por tanto, deberían estar más al servicio de la sociedad y menos de sí mismas. El público al que han de servir son los estudiantes y la sociedad en su conjunto, no los intereses gremiales dentro de la universidad, como desafortunadamente ocurre a menudo.

En primer lugar, la autonomía universitaria no debería ser muy amplia, porque ya lo es. Por el contrario, si propone la capacidad de intervención de las instituciones políticas sobre la universidad es un tema complejo que debería detallarse y argumentarse. En este sentido, sólo propone una medida concreta real (pág. 13):

El Consejo Social y Consejo de Gobierno debe ser sustituido por el Consejo de la Universidad, con 21— 25 miembros y con mayoría absoluta de académicos para garantizar la autonomía universitaria. Se propone que un 25% pueda ser nombrado por la Comunidad Autónoma para dar participación a la sociedad civil, pero con medidas (“anti Cajas de Ahorro”) que eviten todo tipo de injerencia improcedente: “la pertenencia al Consejo de la Universidad será incompatible con tener o con haber tenido un cargo político, empresarial o sindical en organismo público alguno de ámbito nacional, autonómico, provincial, municipal u otros, en los cuatro años anteriores. La aceptación de un cargo público de un miembro del Consejo implicará su cese inmediato”. El Consejo de la Universidad nombra al Rector, que responde ante él. El Rector puede ser un académico extranjero.

En un principio, imitar el board de las universidades norteamericanas no me parece una mala idea, pero esto no es una propuesta propia de un adulto. Garicano nos habla de un 25% elegido por las Comunidades Autónomas, pero se olvida de explicarnos cómo se elegiría al 75% restante. Es, ciertamente, propio de alguien muy perezoso crear un sistema de representación y olvidarte del 75% de los representantes. Por otra parte, tampoco especifica quién elegiría a ese 25%: ¿el gobierno autonómico o los parlamentos autonómicos? A título personal, preferiría una lista consensuada con el apoyo de 3/5 de la cámara autonómica y con el requisito de que los representantes tuviesen un título académico expedido por la universidad a la que van a supervisar.

Sin embargo, Garicano propone vaciar todavía más de contenido a los claustros del siguiente modo: Se propone que los Claustros sean mucho más reducidos, con 60— 70 claustrales para las universidades grandes y menos para las pequeñas, con un 80% de PDI, un 10% de estudiantes y un 10% de PAS. El Claustro es un órgano fundamentalmente consultivo, pero con capacidad de elevar propuestas al Consejo de la Universidad. Es difícil imaginar cómo los estudiantes van a importar más en la universidad con una presencia testimonial en el claustro, no se los incluye en el board y en los dos espacios de decisión los profesores titulares serán mayoría. Por lo tanto, si Garicano pretendía que los órganos de gestión no fuesen cuarteles de defensa de los intereses gregarios del cuerpo docente funcionarial, su propuesta va, precisamente, en ese sentido.

De igual modo, Garicano se olvida de explicarnos cómo se elegiría al Rector, aunque podemos suponer que el board haría un proceso de contratación pública y escogería a quién más le gustase. Es el sistema norteamericano y, sinceramente, puede funcionar mejor que el diseñado en la LOU del 2001, pero este nuevo Rector-Presidente tendría, teóricamente, grandes poderes ejecutivos como: El Rector debe tener mayor poder ejecutivo. Nombra a Vicerrectores, Decanos y Directores de Centro y ratifica, como ahora, la elección de los Directores de los Departamentos por los miembros de éstos. La única novedad sería el nombramiento directo de decanos, a pesar de que en la práctica las elecciones de la Junta de Facultad siempre las gana una lista única oficialista apoyada por el rectorado, porque nadie en su sano juicio querría tener un decano enfrentado al rector, porque eso significa cero promociones a catedrático, supresión de másters y fagocitación de las titulaciones propias por otras facultades. Es decir, nuestros actuales rectores ya disfrutan de los poderes que Garicano quiere otorgarles.

No obstante, Garicano cree que este Presidente-Rector ejercería con mayor integridad sus competencias gracias al sistema de incentivos diseñado por él mediante el sistema de financiación, porque para sobrevivir deberían puntuar en las casillas que Garicano ha preparado. El problema, empero, es que no es posible entender con detalle cómo funcionaría este sistema de recompensas. Nos dice (pág. 11): Financiación por objetivos, basada en su especialización y en una evaluación externa y objetivable de la universidad y sus centros. Perfecto ¿pero qué objetivos y cómo los medimos sin aumentar la burocracia? Pues sería esto.

Es necesario que un 20— 25% de la financiación dependa de resultados y revierta directamente en los departamentos y centros que los han generado. Establecimiento de incentivos económicos a los PDI de los mejores departamentos. En particular, la financiación debe seguir a la evaluación de los resultados de dos maneras:

o Resultados en investigación evaluados, como se ha dicho arriba, por criterios bibliométricos de impacto.

o Resultados docentes, medidos por la tasa de empleo de los graduados en los programas de la Universidad, medidos por los ficheros de empleo de la Seguridad Social.

Primer problema ¿quién hace las mediciones bibliométricas? Supongo que sería el grupo EC3 de la Universidad de Granada y amigos de… FEDEA y los chicos de Nada es Gratis, aunque también se da el caso que invitamos a uno de sus miembros a unas jornadas sobre bibliometría organizadas por Joves Investigadors y una de sus conclusiones fue que los indicadores bibliométricos no son una buena herramienta para decidir la financiación por sus sesgos. De hecho, hay disciplinas que carecen de indicadores bibliómetricos y si además unes la financiación a este indicador, provocas el efecto Campbell típico de las mediciones paramétricas (como te dan dinero por puntuar en X, te dedicas a puntuar en X para lograr más dinero y X ya no mide lo que originariamente se suponía que debía medir, porque ha distorsionado nuestra forma de trabajar). Cuando alguien apela con la autoridad que usa Garicano a la ciencia bibliométrica, revela que, simplemente, no sabe nada de bibliometría.

En segundo lugar, medir la calidad docente por la empleabilidad de los graduados es un absurdo repleto de sesgos y condicionantes que sólo a un economista con algún tipo de autismo formado por un autista de la Universidad de Chicago como Gary Becker se le podría ocurrir. Todo esto sin entrar a valor que necesitaríamos burócratas estalinistas que tuviesen acceso a la vida laboral de los antiguos estudiantes vía la Tesorería General de la Seguridad Social para decidir los fondos destinados a los departamentos (¿por cierto, de quién sería el mérito de que un graduado en Turismo tuviese trabajo, cuando en su formación intervienen más de diez departamentos y cuatro facultades en el caso de la Universitat de Valencia, pero en otras universidades sólo dependen de una facultad?). No se puede dudar que Garicano es un tecnócrata amante de la libertad, el orden espontáneo y el libre funcionamiento de un mercado hiperregulado y tasado por burócratas no estalinistas.

Esta obsesión por medirlo todo propia de los cuantitativistas alcanza el absurdo en Garicano (Nota: es curioso que los cuantitativistas sean mayoritariamente hombres. Me temo que esa necesidad de medirlo todo y compararse con los demás proviene de malos hábitos adquiridos durante la adolescencia, probablemente originados por una falta de autoestima derivada del hecho objetivo de descubrir una masculinidad expresada en centímetros por debajo de la media… pero quién sabe, puede que sea yo muy freudiano en estas cosas). Al final, nos viene a proponer (pág. 9) como grandes referentes los clásicos rankings:

Evaluación absolutamente externa de la calidad de la investigación de las universidades con arreglo a cuatro criterios, que no implican gastos especiales y que son sencillos de aplicar, pues todos los datos son conocidos y accesibles. Esto es esencial para que la evaluación se realice: pedir costosos refinamientos —que, además, no perfeccionarían nada— es propio de quien realmente no desea que la evaluación tenga lugar (como han mostrado muchos de las críticos a toda propuesta de evaluación). Aquí, como casi siempre, lo mejor es enemigo de lo bueno. Los cuatro criterios son:

1) Posición en los tres mejores rankings internacionales (ARWU de Shanghái, QS y Times Higher Education), así como otros rankings más detallados para el caso español que son consistentes con los tres internacionales (IVIE— BBVA).

2) Clasificación según los sexenios de investigación concedidos a su PDI.

3) Clasificación por proyectos de investigación, financiación externa obtenida, contratos, patentes, transferencia, innovación, doctorados de excelencia y similares.

4) Internalización: capacidad de atraer estudiantes y profesores en competición con otras universidades a nivel internacional.

En cuanto a la investigación de profesores individuales y departamentos, se desarrollarán rankings bibliométricos para evaluar la investigación de cada profesor y departamento dentro de su área.

En primer lugar, el ranking del IVIE tiene poco que ver con los tres anteriores, pero es que los tres anteriores tienen sus sesgos y no son precisamente neutrales u objetivos. Al respecto, esta gran entrada Nadie sabe de Shanghái, o el blog University Ranking Watch sobre el fraude intelectual y económico que son estos rankings (sí, se hacen para hacer dinero, no por amor al conocimiento). Como siempre, Garicano desconoce todas estas problemáticas (al fin y al cabo, cree en el test PISA, otro ranking que te dice si tu país es mejor que X… Cuántos problemas de autoestima arrastran los economistas tecnócratas, xD).

De hecho, todos estos rankings suelen dejar muy mal a las universidades alemanas, cosa que molesta mucho a los alemanes y hace que estén, como siempre, enfadados con el imperialismo anglosajón y con ganas de tener un imperio propio (las consecuencias de esta rabieta, por cierto, la sufrimos los países del Sur de Europa ahora). No hay que olvidar que universal significa anglosajón y que el inglés es un idioma internacional que no pertenece a ningún país y por eso España puede transformarse en una economía de servicios como Irlanda con la misma facilidad. No estoy bromeando, para lograr la internacionalización de nuestras universidades Garicano propone (pág. 15): Adaptar modelos de éxito en países comparables como Australia o Canadá, con políticas publicas integradas y favorecedoras de la internacionalización educativa como eje estratégico de desarrollo competitivo.

Como precisamente trabajo para una universidad norteamericana y doy mis clases en inglés, puedo asegurar que esto no es tan fácil por mucha voluntad que los tecnócratas estalinistas como Garicano quieran ponerle. Asimismo, que Garicano considere que Canada y Australia son países comparables a España… pues bueno, lo de siempre, que es un autista que no sabe qué idiomas se hablan en cada país.

Finalmente, Garicano hace otro alarde de indolencia cuando aborda el tema de la contabilidad de las universidades. Quiere medirlo todo, compararlo todo, aunque no dice ni por quién ni cómo y al tratar el tema más cercano a su disciplina, la contabilidad, nos dice (pág. 11): Es necesario un mejor conocimiento de los costes reales de las universidades (uso de contabilidad analítica). ¿No podías explayarte un poco más sobre esto? ¿Cómo unificar la contabilidad de todas las universidades? ¿Cómo fiscalizarla? No es posible que yo haya escrito más sobre el tema que tú, que eres professor en la LSE. En resumen, que Garicano no sabe de lo que escribe y no quiere hacer ningún esfuerzo en saber.

Sin embargo, eso no es lo más grave. Lo realmente preocupante es la ideología de Garicano, que se revela al afirmar (pág. 11): Tasas universitarias, reguladas por las CCAA en coordinación con el Estado, siguiendo el principio de que cualquier incremento de tasas debe ir acompañado de un incremento de becas que garantice la igualdad de oportunidades a quienes se lo merezcan y las aprovechen.

La igualdad de oportunidades no debe garantizarse a quién lo merezca y lo aproveche. La igualdad de oportunidades no se debe merecer, es un derecho ideal que debemos garantizar para que las personas puedan demostrar su valía. Si alguien afirma que la meritocracia es que los pobres válidos sí merecen una oportunidad, mientras que los pobres no válidos no, ya ha establecido una distinción en la valía, en el mérito (ex ante, que dirían los economistas) previa al teórico sistema meritocrático que debe determinar dicha valía o mérito (ex post, que dirían ellos). Es decir, ya han excluido y discriminado por razones previas y extemporáneas a grandes sectores de la sociedad de cualquier oportunidad de prosperar. Para resumir, Garicano, que eres un clasista y, sospecho, un racista, aunque, probablemente, ni te das cuenta.